MEDICINA INTEGRATIVA

De Miércoles, junio 22, 2016 1 Sin etiquetas Permalink 0

El pasado viernes 10 de junio se tuvo la oportunidad de asistir a la I Jornada de Oncología Integrativa celebrada en el AC Hotel Málaga Palacio, organizada por la Asociación de Oncología Integrativa, la Fundación Luis Olivares y el Hospital Quirón, en la que participaron más de 150 profesionales sanitarios.

Cada vez hay más pacientes oncológicos que recurren a terapias complementarias para minimizar los efectos secundarios de la quimioterapia y la radioterapia y mejorar su calidad de vida.

La mayoría de personas a las que se les ha diagnosticado un cáncer se preguntan si hay algo que ellos puedan hacer para combatir la enfermedad. Y así es, hay cosas que están a su alcance. Es cuestión de preguntar, buscar información y ser parte activa en el proceso de curación. Los mejores resultados en estos tratamientos, como en otros, suelen producirse en pacientes que han tomado las riendas de su enfermedad y han contribuido en el proceso haciendo todo lo que estaba en sus manos para sentirse mejor. La alimentación, por ejemplo, es crucial no sólo para el bienestar del paciente y la mayor efectividad de los tratamientos sino como prevención contra el cáncer.

Como médicos tenemos la obligación profesional y moral de estar informados de cuáles son las terapias que les pueden ayudar, de cómo pueden interferir con los tratamientos oncológicos y de los posibles riesgos. Algunas tienen evidencia científica muy sólida y otras menos sólida pero una evidencia clínica que sí lo es. Si bien existen varias terapias complementarias que pueden ayudar a mejorar la salud de los pacientes, no todas son idóneas durante todo el tratamiento.  Sin embargo, pensar que todo vale porque es natural y por tanto inocuo es un error en el que caen a menudo los pacientes.

La Asociación de Oncología Integrativa tiene como objetivo difundir aquellos tratamientos complementarios con evidencia científica que mejoran la calidad de vida de los pacientes con cáncer y su meta es que llegue a ser abordado de manera integrativa en la sanidad pública.

En esta jornada se expusieron las evidencias científicas existentes sobre terapias complementarias y cáncer, procedentes de las guías de práctica clínica de la Sociedad Internacional de Oncología Integrativa y del Centro Nacional para la Salud Complementaria e Integrativa (NCCIH) de los EEUU. Estas guías se basan en los resultados de revisiones sistemáticas de estudios científicos provenientes de revistas indexadas y revisadas por pares.

La acupuntura es la más estudiada y la que mayores evidencias presenta en cuanto a su efecto en las náuseas y los vómitos secundarios a quimioterapia. Se emplea también para reforzar el sistema inmunitario, aumentar la secreción salival cuando existe sequedad de boca por radioterapia, combatir los bochornos, los trastornos del sueño, el cansancio, la ansiedad, la depresión, la neuropatía, el linfedema y el dolor oncológico postquirúrgico.

Puedes leer en español más información específica para pacientes en la web del National Cancer Institute (NCI), líder en investigación sobre el cáncer.

También se abordaron temas como la estrecha relación entre las emociones y el cáncer, el papel de la alimentación, los suplementos nutricionales y la fitoterapia, especial énfasis se hizo en las posibles interacciones entre ellos, como apoyo al tratamiento pero, sobre todo, en el ámbito de la prevención contra el cáncer.

Aprendimos en qué consiste y cómo actúa la hipertermia oncológica profunda, tratamiento en el que mediante la elevación artificial y controlada de la temperatura de la zona en la que se encuentra el tumor se consigue dañar a las células cancerígenas, sin afectar a las células sanas, potenciando los resultados de la quimioterapia y la radioterapia y permitiendo el uso de menores dosis de fármacos quimioterápicos o radiación. Otro de sus efectos es activar al sistema inmune para un mejor reconocimiento y eliminación de las células tumorales.

Este tipo de tratamiento está ampliamente extendido en muchos lugares del mundo, sobre todo en Japón, China, Estados Unidos, Alemania, Italia, Holanda y otras zonas de Europa, e integrado en los sistemas públicos de salud de varios países. Con este fin también luchan los equipos médicos de oncología en España, ya que por desgracia aquí sólo se realiza en la Magna Clinic de Marbella, el Hospital HM Clara Campal de Madrid, el Hospital Universitario de Gran Canaria Doctor Negrín y el Instituto Valenciano de Oncología (IVO). Como siempre, el principal escollo para la correcta regulación y generalización del uso de esta técnica es económico pero confiamos en que no tarde demasiado en conseguirse.

Otras prácticas como el yoga y la meditación poseen un grado de recomendación 1A para reducir el estrés y sus síntomas derivados, mejorar la ansiedad y las alteraciones del estado de ánimo, diminuir el dolor y aumentar la calidad de vida.

Si había algo sobre lo que no nos cabía ninguna duda a los participantes en la Jornada es la necesidad imperiosa de abordar el cáncer de una manera integral, como se hace por ejemplo en la Unidad de Oncología Integrativa del Memorial Sloan Kettering Cancer Center de Nueva York. Gracias al testimonio de varios oncólogos que pudieron conocer en primera persona cómo se trabaja allí, nos dimos cuenta de que nos encontramos aún con bastantes años de retraso en este aspecto en nuestro país. Sin embargo, la medicina integrativa se está abriendo paso cada vez con más fuerza, su relevancia está claramente en aumento y esperamos que en un futuro no muy lejano podamos disponer de unidades de oncología integrativa similares también en España.

 

http://www.clinicamedicadeacupuntura.es/cancer-medicina-integrativa-oncologia-integrativa-evidencia-cientifica-terapias-complementarias-cáncer/

0
1 Comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *