Hace referencia al parámetro básico de toda onda electromagnética, la forma elemental de energía.

Fruto de los avances tecnológicos y de los físicos modernos y sus descubrimientos ( teoría de la onda-partícula), todo en el universo es sustentado por dicha dualidad.

Luc Montagnier, premio Nobel, basa sus estudios actuales en la posible condición de emisión de ondas electromagnéticas del propio ADN (http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26098521). Investigaciones así lo demuestran…http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20640822, http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24766529,     http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23343410)

 

Con respecto al ser humano, basándonos en la concepción holística  según la medicina tradicional china, éste tiene dos partes, su cuerpo o físico y su energía. Ambas partes no pueden separarse, se complementan, se influyen.

En esta página web, es nuestra misión, independientemente de que nos basemos clásicamente a tratar al paciente según la filosofía oriental en cuanto a tonificar las insuficiencias o debilidades de los sistemas yin/yang o dispersar las plétoras, excesos o bloqueos, buscando siempre mejorar la calidad de vida de los pacientes , intentar comprender dicha energía descrita por los orientales. Y dicha energía corresponde a nuestra parte mental.

Es indudable que mente y cuerpo no pueden separarse. Por este motivo, se ha continuado investigando acerca de la idea oriental de que cada sistema orgánico se encarga de sustentar también una función  no orgánica (inseparable), más energética, con enfoque mental, que constituye nuestras ideas, creencias, actitudes, hábitos, comportamientos, que se muestran hacia nuestro exterior, hacia el ambiente al que nos sometemos.

Mejorar esta parte energética y mental es clave también  para el alivio y la mejora de la calidad de vida de los pacientes.

 

Fruto de la formación continuada y de investigaciones mundiales en lo que concierne al cuerpo humano y a la mente humana y sus conexiones e influencias, la medicina oriental ha recobrado MÁS COMPRENSIÓN en cuanto al entendimiento de nuestro funcionamiento. Estudios e investigaciones de personas como John Diamond  (https://en.wikipedia.org/wiki/John_Diamond_(doctor) ,   http://www.drjohndiamond.com/ ), George Goodheart (https://en.wikipedia.org/wiki/George_Goodheart ,  http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/9200049), David Hawkins  (http://www.hayhouse.com/authorbio/david-r-hawkins-m-d-ph-d ), http://www.ucalgary.ca/knes/,   Alexander Lowen (https://es.wikipedia.org/wiki/An%C3%A1lisis_bioenerg%C3%A9tico, http://bioenergeticasaab.com/es/quees.html , http://www.amab.es/que-es-el-analisis-bioenergetico/), Bradley Nelson,  (http://www.drbradleynelson.com/)    Alex Loyd (http://dralexanderloyd.com/), Jean Seignalet (https://fr.wikipedia.org/wiki/Jean_Seignalet ), William Tiller (http://www.tillerinstitute.com/), James L.  Oschman (http://energymedicineuniversity.org/faculty/oschman.html ) y demás evidencias científicas respecto a las actitudes mentales (mindfullness)  han permitido comprender mejor nuestra energía del cuerpo humano, nuestras influencias en la relación cuerpo/mente, para así buscar posibilidades de mejora en nuestra dualidad cuerpo/mente y, en consecuencia, en nuestra calidad de vida. Con todo esto y resumiendo para un claro entendimiento, se ha intentado explicar de manera comprensible el concepto de “frecuencia de energía” con las siguientes premisas:

-El ambiente que nos rodea.

-Nuestra mente: creencias.

–  estímulo/respuesta

– Choque creencias- ambiente. A+B=C

 

 

 

Comments are closed.