Es crucial entender que el objetivo actual del médico del siglo XXI es :

Actuar, sea en su aspecto asistencial, docente, investigador, pericial u otros, orientado a la curación de una enfermedad, el alivio de un padecimiento o la promoción integral de la salud. Se incluye actos diagnósticos, terapéuticos o de alivio del sufrimiento, así como la preservación y promoción de la salud, por medios directos e indirectos.

Estar formado y ser conocedor de todas las evidencias científicas a nivel internacional para disponer de herramientas de trabajo que permitan asesorar, ayudar, aconsejar y proporcionar medidas idóneas en cada caso y según los casos. Acompañar al paciente en cada momento y ofrecer las medidas que precisa según sus necesidades.

No obstante, la atención personalizada, integral razonable, la interacción del médico, mejora el resultado de cualquier terapia, sea oriental u occidental, farmacológica, física, o mediada por otros intermediarios químicos o físicos. Una cosa no quita la otra, y en nuestra medicina occidental debemos aprender mucho de la manera serena e integral en la que se afrontan los problemas en otras culturas.

 

Comments are closed.