CREENCIAS: sensación de certeza de algo.

¨La realidad no es buena ni mala, es la que es, todo depende de cómo la interpretemos, y a su vez depende de la programación de nuestra mente (metafóricamente disco duro), constituido principalmente por nuestras creencias o  archivos estímulo/respuesta establecidas a lo largo de la vida por el ambiente al que nos hemos sido sometidos¨.

Al igual que los ordenadores de hoy necesitan ir actualizándose, al ser humano le ocurre lo mismo, ya que podemos tener creencias creadas según las experiencias e interpretaciones realizadas a lo largo de la vida que nos causan pensamientos, sentimientos y conductas para una realidad distinta, y ya no son útiles, nos limitan, nos bloquean, nos impiden la consecución de objetivos u obtener resultados que deseamos, no fluyendo con la realidad misma, impidiendo la optimización de nuestro potencial humano.

¨Siempre hacemos lo que creemos en base a nuestra programación interna¨

  • La reacción o respuesta que tenemos a un estímulo externo, viene dado por las grabaciones neuronales de eventos parecidos ocurridos en el pasado.
  •                        ¨vivimos en piloto automático¨
  • Si queremos mejorar, cambiar, obtener mejores resultados o respuestas, es esencial cambiar nuestros archivos por otros mejores, más ajustados a la verdad y a la realidad tal como es.

¨Es imposible hacer algo en lo cual no crees, si lo haces lo crees¨. El problema es, que muchas de nuestras creencias o archivos se encuentran en una parte del disco duro que se llama conciencia inconsciente, y que ni siquiera somos conscientes de su existencia, pues la razón o conciencia consciente no entra en ella. De hecho, el inconsciente siempre gana a la razón por un motivo esencial y crucial: evitar el estrés, el sufrimiento, el dolor emocional (generalmente inventado ambientalmente), así que mientras el pensamiento consciente o racional esté de acuerdo con el inconsciente, habrá paz y no habrá problemas, pero si el inconsciente dictamina un recuerdo, imagen o creencia basado en un miedo o estrés, examinaremos el mismo hecho racional pero con una conclusión no necesariamente  lógica y congruente. Lo que pensamos que son decisiones lógicas y racionales basadas en la verdad, con frecuencia se trata de una racionalización inconsciente de los valores y prioridades que hay en el inconsciente. Así, hacemos cosas que no sabemos darle una explicación razonable.

Por tanto, somos lo que somos dentro de nuestro inconsciente, creemos realmente lo que creemos desde el inconsciente, estamos donde estamos en base a lo que existe en nuestro inconsciente, hacemos lo que hacemos en base a lo que existe en nuestro inconsciente y nuestras prioridades vienen determinadas por lo que existe en nuestro inconsciente.

En conclusión, cuanto más creencias  erróneas no ajustadas a la verdad y a la realidad, nos llevaran a ser personas débiles, nerviosas, frustradas, irritables, agresivas, violentas, tímidas, miedosas, intolerantes, irrespetuosas, apáticas, poco voluntariosas, etcétera, impidiendo sacar la humanidad y lo mejor que llevamos dentro para un beneficio y un potencial humano que ya de por sí llevamos dentro por ser de esta especie humana, solo víctima de un ambiente previo vivido.

Y recuerden: todo lo que hacemos que nos debilita e impide obtener resultados que deseamos, es simplemente para evitar el estrés inconsciente o miedo irracional  que supone un cambio de perspectiva o cambio de creencia. El cambio es posible, pero creemos que no. Y todo es fruto de vivencias o ambientes vivido no ajustados a la realidad misma y a la verdad, sino a prejuicios paternales, culturales, religiosos, institucionales, familiares, consumistas, a modas, a estereotipos, fallos educativos, miedos modernos, que por mantenerse en el tiempo o ser colectivas y comunes, creemos que son verdad sin pensar que pueden mejorarse.

 

 

Comments are closed.